Mapa Ruta:

 

 

Estuvimos en el Valle Sagrado a la vuelta de nuestro primer viaje de cooperación en la zona de Requena, al sur de Iquitos. Éramos un grupo de 8 personas, y aunque llegábamos muy cansados quisimos ver el máximo posible en los cuatro días que estuvimos en esta zona, y quedamos fascinados con este mini-viaje.

La llegada a Cuzco en avión ya es espectacular por sí misma, ya que el avión para poder aterrizar rodea las altísimas montañas entre las que está Cuzco, descendiendo en una especie de “caida libre” increíble. Te recomiendo llevar chicle para el trayecto, para evitar el dolor de oidos.

​Si hubo algo especial en este viaje, aparte del destino en sí, fue el conocer personalmente a Jersson, aunque nos hubiera gustado compartir más tiempo, jamás olvidaré la experiencia. Jersson fue mi primer amigo de chat cuando me conecté a internet por primera vez en el año 2001, aun recuerdo su nick en aquella época, en la que tan poco me imaginaba que algún día llegaríamos a vernos  😉

Nos recogió del aeropuerto de Cuzco un amigo de Claudia, a la que también había conocido en Internet, en una Van, para llevarnos al Valle Sagrado, donde la altitud es algo inferior a la de Cuzco, lo que permite adaptarse mejor a la altura, y prevenir el mal de altura o soroche.

De camino paramos en Pisac, era domingo, el único día de la semana en el que se puede visitar este mercadillo en las calles de este pueblo. Es impresionante la cantidad de productos artesanales que se pueden encontrar aquí, de un colorido increíble,… tapices, alfombras, ponchos, flautas peruanas, collares, ropa de lana de llama. Si ves algo que te gusta realmente y quieres comprar, compraló aquí! Te aseguro que no encontrarás mejores precios, ni calidades, en ningún otro sitio, también te aseguras de estar comprándolo al artesano, evitando intermediarios.

Llegamos ya de noche a Urubamba, a K’uychi Rumi, Claudia nos esperaba para recibirnos. Nos alojamos en 2 bungalows independientes de 2 alturas y 4 plazas cada uno. Preciosos, con todas las comodidades, una decoración exquisita, podéis ver los detalles en su web.

Además del excelente trato, los increíbles bungalows y el entorno en el que está la casa en pleno Valle Sagrado, para mi gusto lo mejor del lugar fue el cielo… limpio, en el que las estrellas parecían estar más cerca y brillar más que en ningún otro lugar del mundo, hasta el punto que se distinguía el perfil de la Via Láctea … Indescriptible con palabras

Desde este entrañable lugar, a sólo una hora y media de Cuzco, tenemos la posibilidad de hacer excursiones a las poblaciones de Ollantaytambo, Pisac, Machu Picchu (saliendo mucho antes y sin aglomeraciones). Y hacer todo tipo de excursiones, rafting, paseos a caballo, parapente, etc…

Nosotros hicimos por la mañana la excursión de rafting en Ollantaytambo. Nos recogieron de K’uychi Rumi en una fugoneta y nos llevaron hasta el río. Es increible navegar el Rio Sagrado de los Incas, visionando a tu paso algunas partes de ruinas que no son visibles de otras formas

La recomiendo a todas aquellas personas que busquen disfrutar del lugar y el momento, probarlo como experiencia, recorrer las aguas del Río Sagrado, rodeado por las enormes montañas, con las ruinas incas de Ollantaytambo a su paso.Para aquellos que busquen el riesgo y descensos de vértigo, es mejor que busquen otra zona del río con algo más corriente.

La excursión incluía la comida, y después nos llevaron ellos mismos hasta la estación de tren, donde tomamos el tren hacia Aguas Calientes

Increible el trayecto en tren desde Ollantaytambo a Aguas Calientes, pueblecito entrañable en la falda de Machu Picchu, del que grabamos varios vídeos que igual algún día me animo a editar y compartir.

Pasamos en el pueblo de Aguas Calientes la tarde-noche, y nos levantamos muy pronto, porque queríamos ir en el primer autobús de la mañana.

Para mi es impensable visitar Machu Picchu sin pasar la noche anterior en Aguas Calientes, pues esto te premite disfrutar de unas vistas como las de la siguiente imagen… pero en vivo!

Así que lo ideal es subir rapidito y dirigirse a la Puerta del Sol, desde donde llegan los caminantes que vienen por el Camino del Inca, es un sitio precioso donde ver amanecer, es desde donde tomamos las fotos de este artículo (sin turistas aun). Ya en Machu Picchu, contratamos una guía en la misma entrada.

Después de ver el espectáculo del amanecer, y como se despeja la niebla tras las montañas de Machu Picchu y Huayna Picchu, fuimos bajando con el guía que nos fue explicando el significado y la historia de cada parte de esta ciudad Inca.

Tras el recorrido queda mucho tiempo libre para volver a aquellas zonas que más te hayan impactado.

Nosotros tras el recorrido, bajamos por el camino, atravesando la montaña, es un recorrido muy bonito. Se toma enfrente del Lodge, por unas escaleras de piedra y es mucho mejor opción que bajar por el camino por el que suben los autobuses, pues levantan mucho polvo, y aunque también existe la opción de bajar en autobús, no es lo mismo…

Tomamos el tren de regreso a Urubamba sobre las 8 de la tarde, como a medio día ya estábamos todos los del grupo en Aguas Calientes comimos juntos, y por la tarde parte del grupo fue a un centro de aguas termales al aire libre. Les gustó mucho a todos.

A la mañana siguiente salimos hacia Cuzco por carretera, parando en los distintos pueblos durante el recorrido, que fue distinto que a la ida. El conductor que era también nuestro guía, nos iba explicando todo.

Esa tarde llegamos al hotel de Cuzco, y tras dejar las cosas salimos a dar una vuelta y a cenar. Por detrás de la Catedral descubrimos un restaurante en el que probamos el famoso Kuy, riquísimo aunque entiendo que haya personas a las que les de un poco de impresión, de hecho no creo que ahora fuera capaz de probarlo, pero ese día sí lo probé 😉

Si no se dispone de mucho tiempo, Cuzco se puede visitar perfectamente en un día, solo la ciudad. Si vas por libre, lo mejor es buscar una oficina de turismo (cerca de la Plaza de Armas hay dos) y seleccionar lo que queremos ver. Venden bonos por tipos de Monumentos o Museos, según lo que vayamos a visitar nos interesará uno u otro. Con esto, el planito de la oficina de turismo y una guía, nosotros lo vimos prácticamente todo.

Ahora, (varios años después de la edición original de este post) existen varios tipos de city tours y visitas guiadas en Cuzco a muy buen precio, incluso un free tour por Cusco gratis para recorrer los principales monumentos de la ciudad.

 Si se dispone de más días se pueden visitar templos de alrededor de Cuzco, en mi caso, me encantaría haber visitado Sacsayhuamán, la Montaña Arcoiris, o la Laguna Humantay. Supongo, que de manera inconsciente siempre dejo algo por ver, para tener un pretexto para volver a los lugares que me enamoran

Texto original – septiembre 2006 

Suscribete a Nuestro Boletín

Suscríbete a nuestro boletín para recibir las oefrtas y viajes de última hora, así como los mejores viajes seleccionados por nuestro equipo.

¡Te has suscrito correctamente!