Mapa ¿qué ver en Leshan?

 

 

Nos unimos de madrugada a la excursión, nuestros compañeros de viaje, cuando subimos a la furgoneta estaban comiendo algo, y en breve durmiendo, para variar… Aunque por las horas apetecía unirse a la siesta china, preferí aprovechar los 115 kms de trayecto entre Chengdu y Leshan para compaginar la lectura con la vista desde la ventanilla, pues los paisajes eran mucho más coloridos y amigables que los de días anteriores, a pesar de la niebla que había.

En un par de horas llegamos a Leshan, una ciudad mucho menor aunque también de grandes avenidas, y me llamó la atención que en cualquier plaza tenía pantallas gigantes donde proyectar anuncios constantemente.
En un semáforo recordé las calles de Iquitos, donde los motocarros esperan aglomerados la puesta en verde  mientras aceleran sin cesar, pero aquí en lugar de motocarros eran motos, y no siempre esperaban al verde.

Atravesamos la ciudad bordeando el río Min y paramos en una terraza junto a la carretera. Nos guiábamos por lo que hacían los demás, ya que la típica explicación anterior a la bajada del coche o bus no la pillábamos ni de lejos y el conductor de la furgoneta siempre nos indicaba con las manos por dónde teníamos que ir, o a quien seguir, se le notaba como preocupado por perdernos y resultaba gracioso que nos hablaba en chino, pero como más despacio que al resto, por si de esa forma entendíamos algo.

La parada para era para desayunar en una terraza en la calle, donde no había apenas nada de comida visible (para usar la opción de señalar), nuestros compañeros pidieron y les sacaron algo de pasta, y Vicky y yo buscamos, pero lo único que encontramos fueron unos huevos duros dentro de un barreño con agua, se los señalamos a la señora y nos dio dos. Eran verdes en lugar de blancos, pero estaban ricos. Como no había nada más que pudiéramos pedir, pues lo que veíamos en otras mesas era demasiado pequeño para ser pellizcado con los palillos por nosotras, y ante la caminata que nos esperaba, por si acaso… pedimos dos mas! y nos los comimos.

De aquí nos fuimos  a ver el Gran Buda de Leshan, o Dafo, como se le conoce en China, una escultura de piedra, en la que fue necesario invertir 90 años para finalizarla, y ahora está declarado como “Patrimonio de la Humanidad” por la UNESCO. Es la representación de Buda más grande de China, aunque también he leido que se trata del Buda más grande del mundo.

Pero antes nos llevamos una agradable sorpresa. En ocasiones, en el transcurso de un camino encuentras algo inesperado, cuya belleza supera a la del lugar al que te dirigías en un principio, en este caso, es lo que me sucedió al encontrar el Templo de Daxiong de camino al Buda, pues ni sabíamos de su existencia, ni podíamos imaginar tanta belleza y paz en un lugar, supuestamente turístico. Sobre el Templo de Daxiong escribiré un artículo aparte…

Frente a este templo se puede observar ya parte de la cabeza de Dafo y comenzar a bajar por las estrechas escaleras para llegar, trás más de 250 escalones hasta sus pies.

Afortunadamente, ahora hay barandilla con lo que la bajada no supone un peligro extra, además tuvimos suerte, pues no había mucha gente y pudimos bajar con relativa comodidad porque no nos empujaban.

A pesar de estar descubierto en 1962 y abierto al público desde el año 2002 es un destino que no aparece en la mayor parte de las guías y desconocido también para muchas personas de la zona.

Dicen, que sobre una de las uñas del Gran Buda de Leshan se puede hacer un picnic… a ver, un poco exagerado lo encuentro, como poderse hacer se puede, pero un poco apretados. No obstante, es impresionante observarlo desde abajo.

Si te interesa visitar la zona de Leshan por tu cuenta, te recomiendo que consultes el siguiente plano, aunque no es una zona que recomiende visitar por libre por la dificultad para comunicarse y la diferencia cultural en general

[Nota: adjunto la imagen porque me parece buena comparativa del tamaño del Buda, aunque como se puede apreciar ahí seguía disfrazada con una camiseta del casero de mi amiga Vicky, ya que mi maleta seguía sin aparecer y la talla de mi amiga a mi no me cabía xD] 

 

Aunque estés viajando por tu cuenta esta excursión al Gran Buda de Leshan te recomiendo contratarla, no esperes a llegar a Chengdú y menos aun a Leshan, donde comunicarte es misión imposible (con o sin inglés, prácticamente es lo mismo).

En esta zona hay dos excursiones que sí o sí tienes que hacer de forma imprescindible, una es el Gran Buda de Leshan y la otra es el Monte Emei o Emeishan de la que te hablamos en otra entrada aparte. Nosotras lo vimos todo en un día pero recomiendo un día o dos más para poder ver mejor la reserva de osos panda 

Puedes visitar sólo el Gran Buda de Leshan pero si tienes tiempo aprovecharía para visitar la reserva de osos panda que está a sus espaldas en la misma montaña. Es un sitio precioso donde viven los osos panda de forma natural en una reserva protegida que puedes visitar en el día incluso quedarte varios días y colaborar con diferentes asociaciones que alimentan y cuidan a los pandas. Tenemos un conocido (Alvin) que organiza días o semanas de colaboración según las posibilidades y el tiempo que tengas para viajar a Leshan.

Te proponemos las dos opciones más simples que puedes contratar directamente por internet para tus excursiones en Leshan. Si deseas participar en algún programa de voluntariado con osos panda o quieres realizar alguna actividad especial en la zona de Leshan en Chengdú, nos puedes solicitar información a través de nuestro formulario de viajes a medida y te ayudamos 😉 

 

Suscribete a Nuestro Boletín

Suscríbete a nuestro boletín para recibir las oefrtas y viajes de última hora, así como los mejores viajes seleccionados por nuestro equipo.

¡Te has suscrito correctamente!